sábado, 22 de septiembre de 2012

Y... ¿si nos volvemos a mirar?
al rostro y de costado y de cabeza y...
Y... ¿si nos volvemos a buscar?
entre risas y miedos, en la luna, sin prisa
¿Y si nos volviéramos a amar?
con la frente joven y tinta fresca
en los brazos de un viento perfecto
volvernos a amar, si...
Aquí y en un árbol y en ninguna parte,
pero en tu cuarto, detrás del espejo...
En el papel y en el lago y...
¿Que por qué lo digo?
Por curiosidad, por mi gusto a la ficción.
Dicen, buenas historias de buenas preguntas:

- ¿Me amas?- 
                                         ¿Ves?...
La pregunta incorrecta lo manda todo al carajo

2 comentarios:

  1. Hola. Es verdad una pregunta incorrecta destruye todo el panorama; más bien la respuesta no deseada. Me gustó, ojalá siga escribiendo, una propuesta por su texto de propuestas. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que tal Elizabeth, es bueno que te guste e irónico alternativamente por una situación ajena a ti, no a tu nombre. Quizá fuese que el qué le amara también sería una respuesta incorrecta. La pregunta es: ¿regresaría con él?... finalmente el amor es el pretexto, pero no el único.
      Gracias por leerme.

      Eliminar